Su salud durante el vuelo

Su salud durante el vuelo

En Qantas nos preocupamos por su comodidad y seguridad. Esperamos que la información siguiente acerca de su salud durante el vuelo le resulte de ayuda. Aunque estos factores no representan una amenaza para la salud ni para la seguridad de la mayoría de los clientes, son pautas que puede seguir para una mayor comodidad durante y después de un vuelo.

Humedad de la cabina y deshidratación

Es común que los niveles de humedad en la cabina sean menores al 25 por ciento. Esto puede provocar sequedad en la nariz, la garganta y los ojos. Le recomendamos que:

  • Beba agua y jugos frecuentemente durante el vuelo.
  • Beba café, té y bebidas alcohólicas con moderación.

    Quítese los lentes de contacto y use anteojos si se le irrita la vista.
  • Use crema humectante para refrescar la piel.

Circulación sanguínea y relajación de los músculos

Cuando se uno se sienta en posición vertical y permanece inactivo durante un período prolongado pueden ocurrir varias cosas:

  • Los vasos sanguíneos centrales de las piernas pueden comprimirse, lo que dificulta la llegada de la sangre de regreso al corazón.
  • Los músculos pueden tensionarse, lo que puede resultar en dolores de espalda y en un sentimiento de fatiga excesiva durante y hasta después de su vuelo.
  • El mecanismo corporal normal para el regreso de fluidos al corazón puede inhibirse y la gravedad puede hacer que se concentren fluidos en los pies, lo que puede resultar en pies hinchados después de un vuelo prolongado.
  • Algunos estudios concluyeron que la inmovilidad prolongada puede ser un factor de riesgo para la formación de coágulos de sangre en las piernas, denominada trombosis venosa profunda (TVP). Hay medicamentos y afecciones médicas específicas que pueden aumentar el riesgo de que se formen coágulos de sangre durante la inmovilidad prolongada.

Recomendaciones:

  • Si le preocupa su salud para el vuelo, le recomendamos que obtenga asesoramiento médico antes de viajar.
  • Los calcetines de compresión pueden ayudarlo a prevenir la hinchazón de los tobillos y pies y pueden mejorar el regreso de la sangre al resto del cuerpo desde la parte inferior de las piernas. Consulte con su médico. Los calcetines pueden comprarse en tiendas de artículos médicos y quirúrgicos y son adaptados a la medida de sus piernas.
  • Durante el vuelo, mueva las piernas y los pies durante tres o cuatro minutos por hora cuando esté sentado y camine por la cabina ocasionalmente.

Presurización de la cabina

Es necesario presurizar el aire exterior que se introduce en la cabina con el fin de que tenga una densidad suficiente para su comodidad y su salud. Las cabinas se presurizan hasta una altitud de cabina máxima de 2.440 metros.

La presión de la cabina y los cambios normales en la presión de la cabina durante el ascenso y el descenso no representan un problema para la mayoría de los clientes. Sin embargo, si usted sufre de infecciones respiratorias superiores o del seno, de enfermedades pulmonares obstructivas, de anemia o de algunos problemas cardiovasculares, es posible que experimente alguna incomodidad.

Es posible que los niños y los infantes experimenten incomodidad debido a los cambios de presión durante el ascenso y el descenso.

Si sufre congestión nasal o alergias, use pulverizadores nasales, descongestionantes y antihistamínicos 30 minutos antes del descenso para ayudar a que se dilaten los pasajes de los oídos y seno.

Recomendaciones:

  • Si tiene un problema médico por el cual necesita oxígeno suplementario, nos lo puede solicitar. Avísenos con siete días de anticipación antes de viajar.
  • Para 'despejar' los oídos, intente tragar o bostezar. Esto lo ayuda a abrir la trompa de Eustaquio, lo que iguala la presión del oído medio y la garganta.
  • Al volar con un infante, déle comida o un chupete durante el descenso. Chupar y tragar lo ayudará a igualar la presión de los oídos.

Más información acerca de su salud durante el vuelo en inglés.